O “scratch” de 1938